El spanking

Spanking es el vocablo inglés para denominar la disciplina cuyo eje principal es el dar o recibir azotes.  Proviene del verbo inglés “To spank”, traducido como azotar, nalguear, dar chirlos, en diferentes paises de acuerdo a su idioma local. Es por eso que, unificando criterios todo el mundo habla de spanking.
             En esta disciplina intervienen como es habitual en el BDSM el lado dominante o Spanker y el de abajo o spankee.   Puede darse a confusión mencionar a este último como el lado sumiso, o el lado pasivo, ya que en spanking no siempre existe esta condición, pudiendo tratarse de una spankee sumisa que se coloca en la posición indicada por su Spanker de inmediato o bien una rebelde, que disfruta en la “lucha” desigual contra el spanker, a sabiendas que lo que más desea es que pueda con ella y la termine azotando.
             En esta disciplina también pueden intervenir numerosas fantasías, normalmente puestas en escena como juegos de rol. En esta posibilidad el Spanker toma el rol de padre, jefe, tutor, etc… mientras por otro lado la spankee siempre asume el rol de niña traviesa y malcriada, buscando siempre provocar al spanker para luego tener que intentar huir de él.  Como todo juego de poder, la líbido corre abundantemente a la hora que el spanker reacciona y el juego desencadena en una serie de azotes sobre la spankee.
Elementos de azote:
             Existen numerosos implementos con los que se pude practicar el spanking.   Cada implemento posee sus características especiales que lo hacen mas o menos duro, mas intenso, pudiendo arder, doler, marcar o no de acuerdo a como se lo utilice y de acuerdo a la experiencia del spanker y las caracteristicas de la piel de la spankee.
 La mano: Es el spanking mas básico por naturaleza. Muchas spankees dicen disfrutarla por su calidez a la hora de los azotes y por la dualidad de poder por momentos acariciar y por momentos hacer arder como fuego el trasero de una spankee.  Se recomienda para iniciar cualquier sesion de spanking.
 Elementos planos: Cualquier objeto de superficie plana y larga puede ser utilizado para azotar una spankee. La regla, la cuchara de madera, una espátula, son objetos que dejan marcas enrojecidas sobre la piel de la spankee que, si no se abusa de ellas y no se producen golpes contusos, se van en cuestion de minutos. Estas herramientas provocan un intenso ardor en la zona afectada y son comunes en muchos casos de spanking ya experimentado.
Latigos :El uso de los diferentes tipos de  látigo, fustas, rebenques y otras herramientas de azote usadas tipicamente con animales, requiere de un Spanker experimentado.  Dependiendo de las características del mismo, sus efectos pueden ser de diversa índole, desde marcas rojas y planas con la fusta o el rebenque hasta zonas completas enrojecidas como en el caso del martinet, o señales rojas en el cuerpo en el caso de un látigo fino.  Se recomienda en todos los casos contar con el asesoramiento de alguien que ya lo haya usado o experimentado antes de usarlo por primera vez.
Posiciones de azo te:
 OTK: (Over The Knees) Sobre las rodillas.   En esta posición, el spanker se encuentra sentado mientras la spankee es arrastrada, colocada, o se coloca ella sumisamente boca abajo sobre las rodillas del spanker.  De esta forma, con su culo en el borde de la pierna del spanker recibe el castigo mientras este la sostiene con la otra mano sobre su espalda. Esta posición es muy interesante por lo intenso de sentir el contacto del pubis de la spankee y por la posibilidad que tiene de patalear y demosrtrar.
 OTS: (Over The Shoulder) Sobre el hombro.  Esta posición requiere un esfuerzo mayor del spanker y la destreza del mismo para ejecutarla.  Levantando a la spankee desde los pies, la echa cabeza abajo sobre su hombro, dejándola colgando hacia atras con la cabeza cayendo del otro lado. Con una mano sostiene las piernas pegadas a su cuerpo, mientras con la otra le dá las nalgadas.
 Manos a los tobillos:  En esta posición, la spankee se inclina hacia adelante y se toma con sus manos los tobillos. Completamente doblada en dos, dándole su trasero al spanker se dispone a recibir su castigo.  Existe la versión sumisa de esta posición, en la cual la spankee la adopta por sumisión propia, y la versión bondage, en la que esl spanker la ata a una silla u objeto similar dejádola expuesta en este punto.
             Estas son las posiciones mas comúnes. Sin embargo,  existen muchas mas posiciónes posibles que solo dependen de la imaginación del spanker y la aceptación de la spankee. Como siempre, se recomienda recorrer lentamente el camino y no desalentarse por no poder lograr o soportar alguna de las cosas.  El BDSM es para disfrutarlo, no es una competencia, y como tal, el unico objetivo que importa es que cada uno y cada una goce con lo que ha logrado.
Fuente citada: Aldea Sado
A %d blogueros les gusta esto: