Los Swotch,los etermos incomprendidos del BDSM:

He andado buscando artículos que hablen sobre los switch, pero mi búsqueda ha sido infructuosa, por cierto, si alguien encuentra alguno, agradecería de todo corazón que me lo notificara.

Amos y sumisos, todo está en armonía, pero aparece alguien y te dice: “soy switch” y los demás lo miran con cara extraña porque no encaja en ninguna de las dos categorías bien definidas del bdsm. Lo extraño es que en el Triskelion, el emblema del bdsm, si que están contemplados como parte de este “mundo”.

Mucha gente se inicia en este mundo siguiendo sus instintos, no han hecho ningún test que te diga de entrada si tú eres Dominante o bien sumiso. Así que hay muchos Dominantes que creen que su rol es sumiso y empiezan así, y muchas sumisas que piensan que su rol es Dominante y así lo hacen. Lo que no se puede negar es la autenticidad de los sentimientos de estas personas, porque ni quieren ser sometidos rápidamente, ni quieren someter rápidamente, solo quieren interpretar ciertos mensajes que perciben en su interior.

No todos los que empiezan con el rol “equivocado?” son intrínsecamente switch, eso es algo que uno mismo ha de sentir al haber experimentado ambas sensaciones. Si uno se siente pleno en ambas, pues sí, se es un switch. Tenemos demasiada manía de catalogarlo todo, incluso los sentimientos, las personas. No somos meros objetos, sino personas, y cada persona es un mundo, aunque suene a tópico, pero lo cierto es que la conclusión, la triste conclusión de todo esto, es que al final, a los switch se les suele tomar poco en serio.

Se dice que no son ni Dominantes puros, ni sumisos puros. Pero quién es “alguien” para decidir semejante cosa? Cada uno, es lo que siente. Nos dejamos llevar demasiado por las apariencias y las etiquetas. Admitimos a un pajillero de salón como “amo?”, pero se nos presenta alguien que dando muestras de honestidad se autocalifica de “switch” y ya está, ya se piensan que es un flojo. ¿Que mejor que alguien que ha experimentado en su propia piel la sumisión para comprender lo que tu sientes? ¿Y qué sumisa no va a rendirse ante un Amo que la somete, sabiéndose con vena dominante, y sabiendo lo difícil que es a veces llevar una sesión?

Yo misma empecé de Dominante, de eso hará ya más de dos años. Siempre he tenido un carácter dominante, pero vi que ese rol no me complacía en absoluto, es decir, no es que no me complaciera en plan satisfacción, sino que no me aportaba nada. Yo podía sacar mi mala leche, si, para eso era genial, pero me preguntaba ¿qué rayos estoy haciendo? Y evidentemente, y para el pesar del entonces mi sumiso, decidí ser honesta y colgar el gato de nueve colas para siempre. Desde entonces tengo claro que mi rol no es ese, sino el de sumisa. Con él crezco y sí me aporta algo. Por lo tanto, en mi caso, yo no me considero switch.

Me gustaría que, siendo como somos un colectivo “abierto de miras”, que no sea en la teoría, sino en la práctica. Abogo por un reconocimiento más amplio sobre los switch. Que no se les mire siempre con ese recelo, o como si no formasen parte de nosotros. Si es así, recordad el símbolo, el Triskelion. Si tiene tres facetas, por algo será…

A %d blogueros les gusta esto: